#PuertoVallarta es considerado el destino turístico de playa más mexicano, y es uno de los pocos centros vacacionales marinos que utiliza el folclore para fortalecer su oferta turística.

De acuerdo a la Real Academia de la Lengua Española; el folclore, es el conjunto de creencias, costumbres, artesanías, etc.; tradicionales de un pueblo.

Las culturas regionales Cora y Huichol (Wixárika) están vivas en este Municipio; predominando esta última, principalmente a través de ciertos ritos y ceremonias en fechas específicas; y a lo largo del año representados por su artesanía multicolor. La globalización ha permeado también a esta cultura y los abalorios (pequeñas cuentas) que antes utilizaban hechas de arcilla, conchas, corales o semillas ahora son sustituidos por chaquira traída de la República Checa.

Otra etnia, los Totonacas de Veracruz, con más de 12 años de presencia en la región, también están presentes a través de la manifestación artística del Rito de los Voladores de Papantla, con diferentes presentaciones al día en el Malecón, donde dan otra probadita a nuestros visitantes de la gran riqueza artístico-histórico-cultural que México ofrece. Por cierto ¿sabías que el rito de los voladores estaba presente en Jalisco en las culturas de occidente en el Periodo Preclásico Medio Mesoamericano?

Otra manifestación a resaltar que ofrece #PuertoVallarta a sus visitantes es el Festival del Día de Muertos (Noviembre 1 y 2) en donde el Grupo Vallarta Centro por 5 años de manera consecutiva lo ha desarrollado muy bien; y en el cual, encontramos una serie de actividades alusivas a la muerte: exposición de altares en espacios públicos y hoteles, degustación de pan de muertos, representación de bailes folclóricos de la muerte ejecutados magistralmente por el Ballet Xiutla, Caminata desde el Panteón 5 de Diciembre atravesando el Malecón para llegar al Mercado Municipal en donde se desarrolla una Verbena Popular, y el cierre es una magna Fiesta Mexicana en el Parque Lázaro Cárdenas, no se pretende competir con otros destinos que de la Muerte han desarrollado toda una industria turística, pero si podemos fortalecer la gran oferta con que este destino turístico cuenta.  La edición número 6 que será desarrollada en el 2015 pretende incorporar 2 experiencias adicionales en donde habrá una interacción directa por parte del visitante; pero no puedo explicar mas, ya que se trata de una grata sorpresa que se está preparando; así que hay que estar pendiente para el próximo año.

Especial lugar tienen las Peregrinaciones Guadalupanas que se desarrollan  todos los años desde 1921, según me informaron en las oficinas de la Parroquia, aunque fue hasta principios de los años 40s cuando cobran una mayor relevancia. En el periodo del 01 al 12 de diciembre prácticamente todos los residentes Católicos de #PuertoVallarta peregrinamos al menos una vez durante estos 12 días; en donde se agradece a la Virgen de Guadalupe el contar con un trabajo formal y se le pide un mejor año para la empresa en la que se labora. Esta festividad se ha convertido en una manifestación multifactorial ya que no solo el tema religioso está presente, sino también el social, cultural, histórico, por supuesto que el turístico y hasta el comercial. En 2013 fueron 215 peregrinaciones a lo largo del docenario, en donde cada empresa (principalmente hoteles y restaurantes) o grupo social se esmera en hacerla espectacular a través involucrar en la procesión a familiares, amigos y turistas que van siendo guiados por carros alegóricos muy bien montados, contratación de bandas de guerra, presentación de grupos de danzantes y coros que entonan alabanzas Guadalupanas.

Por lo que cada una de estas peregrinaciones por sí sola, posee un valor único e irrepetible que tanto para creyentes o no, representa un atractivo más.

La peregrinación más relevante es la “de los favorecidos” que inicia el 12 de diciembre a las 10 am y termina a las 3 pm aproximadamente; ¿puedes imaginar el numero de peregrinos? Los participantes agradecen a la Virgen los favores recibidos y le piden gracia y que cubra sus necesidades presentes. Es una tradición vestirse con atuendos indígenas representando a San Juan Diego, la participación de niños y bebes con ropa típica es muy numerosa y le da un atractivo mayor.

Durante 12 días existe un colorido gastronómico de cocina mexicana a saborear en las bocacalles a lo largo de la calle Juárez, afuera de la Iglesia de Guadalupe y en la Plaza Principal

Todo esto que te comento es tan solo una probadita de lo que #PuertoVallarta ofrece a sus visitantes dentro de la gran riqueza del folclore Mexicano, te invitamos a que descubras y vivas al menos alguna de estas manifestaciones para que experimentes al México tradicional en un destino cosmopolita, con una gran calidez humana y con un ambiente mágico.

Vívelo para creerlo.

Sin duda, el encanto de Puerto Vallarta se encuentra en el centro. Rodeado de mágicas calles empedradas y repleto de todo tipo de restaurantes, tiendas y galerías de arte, el centro es uno de los sitios obligados en tu próxima visita a la ciudad más amigable del mundo.

Recorrer a pie el malecón es una de las actividades favoritas de quien nos visita, aquí podrás disfrutar además de la espectacular vista al mar, de una gran cantidad de actividades como los festivales y conciertos gratuitos en el anfiteatro, en los famosos Arcos del Malecón, el trabajo de talentosos artistas locales que exhiben sus obras a lo largo de este corredor y por supuesto, de los deliciosos antojitos típicos.

Pero para estar cerca de todo esto, también debes tomar en cuenta el hospedaje ¿cierto? Hotel El Pescador es una excelente opción para quien busca conocer Puerto Vallarta sin tener que recorrer largas distancias y sin tener que recurrir a algún tipo de transporte.

Ubicado a unos cuantos pasos del malecón y justo a la orilla del mar, El Pescador cuenta con acceso directo a la playa Camarones, que cuenta con la certificación Blue Flag y que ofrece todas las facilidades y servicios para disfrutar de un divertido día de actividades acuáticas.

Descubre el sabor y los colores de México en este hotel de arquitectura tradicional y decoración típica mexicana, en el que además de encontrar habitaciones equipadas con todo lo necesario, también podrás disfrutar de deliciosos platillos en su restaurante Coral.

Sus excelentes promociones, paquetes y tarifas accesibles durante todo el año son el pretexto perfecto para planear unas vacaciones en familia o una escapada de fin de semana.

¡Ven a Puerto Vallarta y quédate en El Pescador!

El centro de Puerto Vallarta es uno de los sitios más visitados de la ciudad por su variedad de restaurantes, bares, tiendas y galerías, pero ¿qué hay de los hoteles? También en el centro existen excelentes opciones de hospedaje para toda la familia y para aquellos que buscan tener a su alcance la vibrante energía del centro de la ciudad sin tener que recorrer largas distancias.

Hotel El Pescador, ubicado a sólo unos pasos del famoso malecón de Puerto Vallarta es la opción perfecta para unas vacaciones en familia, una escapada romántica en pareja o un divertido viaje entre amigos.

De arquitectura tradicional y decoración típica mexicana, Hotel El Pescador cuenta con 103 habitaciones con vista al mar y hacia la ciudad, totalmente equipadas con teléfono, aire acondicionado, televisión por cable e internet inalámbrico gratuito. La comodidad, calidez y la excelencia en su servicio, sin duda te harán regresar.

Está localizado justo a la orilla del mar sobre la playa Camarones, que cuenta con la certificación Blue Flag, en donde podrás realizar divertidas actividades acuáticas, pero si el mar no es lo tuyo, en su piscina podrás pasar días enteros relajándote bajo el sol disfrutando de una refrescante bebida. Su restaurante Coral ofrece deliciosos platillos, donde podrás disfrutar de la tradicional comida mexicana.

Conoce los excelentes paquetes y promociones que Hotel El Pescador ofrece durante todo el año y disfruta de cerca todo lo que Puerto Vallarta tiene para ti.

¡Vive el centro, hospédate en El Pescador!

La Navidad es un término de origen latino que significa nacimiento, y da nombre a la fiesta que se realiza con motivo de la llegada de Jesucristo a nuestro mundo.

La Navidad es pues la celebración del nacimiento de Jesús, que tuvo lugar en Belén, un pueblo de Palestina, hace aproximadamente dos mil dieciséis años. La Navidad es una fecha por todos conocida y celebrada, es el día en que se comparte en familia, hacemos cenas especiales, compramos juguetes y otros regalos para los niños, las mamás, los papás, los hermanos, los abuelos y familiares o amigos. Sin embargo, nos encontramos que en estos tiempos se ha deteriorado este sentido y a menudo estas fechas se convierten en unos días de abuso de comida, bebida, de fiestas y diversión por doquier y de comprar regalos. Para los cristianos, este tiempo litúrgico supone volver a encontrarnos con el Señor en la humildad de una cuna, en adorar al Rey del Universo en un pobre pesebre, y a pensar en las enseñanzas del niño Jesús. Pero el verdadero sentido de la Navidad reside en reconocer que es un momento oportuno para cambiar cosas que veamos que no están bien en nuestras personas; agradecer a Dios todo lo bueno que nos pasó en el año, sobre todo el don de la vida; mirar con una óptica de esperanza todo el camino que nos falta por recorrer; acercarnos a nuestros seres queridos; convertirnos en personas más humanas y sensibles por todo nuestro entorno que nos rodea. La Navidad es una oportunidad y disculpa perfecta para reflexionar, hacer planes, reforzar nuestras convicciones, corregir aquellas cosas que se pueden mejorar, ser mejores personas y seres humanos. Nada mejor que hacerlo en esta época navideña y rodeados de las personas que mas queremos, aquellas que nos acompañan y caminan en nuestra vida al lado de nosotros y con quienes existen fuertes vínculos emocionales y de afecto. Por ello la Navidad es sinónimo de vida y presencia de múltiples emociones, recuerdos agradables sobre el pasado, muchas anécdotas que contar. Es tal vez el momento más oportuno para hacer la paz y reconciliación entre las personas, debido a que todos sin excepción se encuentran más sensibles y dispuestos a compartir, negociar, dar y recibir. En la Navidad todos somos hermanos de corazón y como tal debemos comportarnos, para dar y recibir vida, plenitud y esperanza. En el fondo lo que se te exige en la Navidad es que dones Amor y Esperanza, una sonrisa de alegría y mucho optimismo, un abrazo caluroso y mucha comprensión.